CIRUGÍAS

Quistes

Excelencia y Naturalidad en la Cirugía Plástica

Quiste Sebáceo

Elimina los bultos que pueden aparecer debajo de la piel con la intervención de Lipomas.

¿Tienes alguna duda?

Ponte en contacto con nosotros y estaremos encantado de atenderte.

Un Quiste Sebáceo, también llamado Lipoma,es una prominencia de adipocitos maduros o acumulaciones de grasa que aparecen debajo de la piel. Una envoltura de un material fibroso suele rodear el lóbulo. Se caracterizan por mantener el mismo tamaño o crecer de una manera muy lenta y por tener una textura blanda y similar a la de una goma. Los Lipomas no son fijos, es decir, se pueden ir moviendo por el cuerpo. Habitualmente, suelen aparecer en zonas como la espalda, el cuello, los hombros o la cabeza. Es frecuente que esta clase de bultos aparezca a edades entre los 40 y los 60 años aunque, a pesar de que no sea lo más habitual, pueden aparecer a cualquier edad.

Generalmente los quistes sebáceos no suelen ser dolorosos. Sin embargo, son poco estéticos y pueden ser incómodos. En el caso de que el Lipoma crezca puede ocasionar que presione algún nervio o vaso sanguíneo y esto sí que puede provocar dolor.

A pesar de que no suele ser preciso extirpar un lipoma, (h2) sí que es muy aconsejable eliminarlos. Algunas de las principales causas por las que se recomienda extirparlos son:

–          Si el quiste se encuentra en ciertas zonas de mayor roce pueden infectarse.

–          Hay ocasiones en las que pueden ser molestos, ya que pueden presionar algún nervio y causar dolor.

–          Puede darse la situación en la que el lipoma crezca de forma excesiva.

–          Un quiste sebáceo puede ser poco estético.

–          Es aconsejable eliminarlo ante la posibilidad de que deriven en un tumor maligno.

Por estos motivos, aunque, por norma general, un lipoma no suele presentar peligro, es aconsejable extirparlo, ya que consiste en una operación realmente sencilla. En esta clase de intervención se aplican técnicas de cirugía plástica y reparadora favoreciendo que las cicatrices originadas de la operación sean mínimas y prácticamente indistinguibles.

A pesar de que los quistes sebáceos no presentan riesgo de convertirse en un cáncer ni se contagian, es recomendable eliminarlos ya que pueden causar molestias o generar alguna infección. En la mayor parte de las ocasiones es posible extirpar los lipomas a través de una intervención quirúrgica sencilla. Consiste en eliminar el quiste sebáceo al igual que la cápsula de recubrimiento. Esta clase de cirugía plástica y reparadora deja una cicatriz de pequeño tamaño que se sutura tras finalizar la intervención. Durante esta cirugía se aplica anestesia local evitando la anestesia general.

Esta clase de intervención quirúrgica presenta múltiples beneficios. Entre los más destacables se encuentran:

–          Durante la intervención quirúrgica se aplica anestesia local en la zona donde se encuentra el lipoma, evitando así el uso de la anestesia general que es más compleja y aparatosa.

–          Al tratarse de una intervención quirúrgica sencilla y que tan solo se aplica anestesia local, no requiere hospitalización, pudiendo regresar a casa en el mismo día de la cirugía.

–          Una vez finalizada la operación, el paciente debe realizar reposo durante el postoperatorio, pero una vez pasados dos días aproximadamente, el paciente puede regresar a las actividades rutinarias. Por lo que el tiempo de recuperación tras la intervención es muy rápido.

–          Los resultados de la cirugía de quiste sebáceo se pueden apreciar de manera inmediata, ya que durante la intervención se extirpa el bulto de forma definitiva.

 

En la clínica estética Navarro Viana, (h2) en Valencia,(h2) contamos con un equipo de profesionales con una gran experiencia que te atenderán de forma personalizada para determinar cuál es el tratamiento adecuado que mejor se ajuste a la situación en la que se encuentra cada paciente, asegurando resultados excelentes tratando de reducir las molestias para que la recuperación sea lo más cómoda y rápida posible.