flacidez piel

A medida que una persona va entrando en años, o como resultado de diferentes procesos para bajar de peso, la piel empieza a perder firmeza.

Esto en parte se debe a la disminución tanto del colágeno como de la elastina, proteínas que intervienen en la elasticidad, firmeza y sostén de la piel en todo el cuerpo.

Si bien el tiempo es un factor determinante para la aparición de la flacidez, los malos hábitos alimenticios, así como un estilo de vida sedentario y la falta de cuidado de la piel, pueden acelerar este proceso.

Combatirla no es una tarea del todo difícil, siempre y cuando se tenga la constancia de realizar ejercicios de forma continua, así como mejorar la alimentación y poner en práctica ciertas rutinas como aplicar protector solar o el uso de cremas hidratantes.

Aparte de esto, existen otras alternativas que vienen de la mano de la medicina estética, con resultados rápidos y sobre todo permanentes.

Entre los más efectivos se encuentran:

Abdominoplastia

Para nadie es un secreto que el abdomen es de las áreas más sensibles a la flacidez.

Esto se debe a la grasa que hace que los músculos de la pared abdominal se estiren y luego sea difícil que retornen a su forma original.

La abdominoplastia es una intervención que como su nombre indica, consiste en el remodelado de todo lo que al contorno abdominal y lumbar se refiere a través de la extracción de grasa, así como la eliminación de la piel que sobra.

Este procedimiento permite reducir la cintura, y es especialmente beneficioso para mujeres después de varios embarazos.

Dermolipectomía

Este procedimiento está recomendado para aquellos pacientes que quieren acabar con la flacidez de las piernas de forma rápida, permitiendo obtener una piel firme y extremidades mucho más delgadas.

Está especialmente indicado para aquellas personas que han sido sometidas a procesos de cirugía bariátrica o bypass gástrico.

Estos procedimientos suponen la pérdida de una cantidad de peso considerable y la aparición de un exceso de piel.

Lifting de brazos o dermolipectomía braquial

Es un proceso muy similar al que se realiza en las piernas y el abdomen, con una incisión en el pliegue de las axilas, es decir, en la cara interior del brazo, de modo que la cicatriz quede lo más oculta posible.

Esta cirugía se realiza con anestesia general y tiende a durar alrededor de una a tres horas; todo dependerá del caso en particular.

La recuperación es relativamente rápida: después de 10 días podrá volver a sus actividades cotidianas.

Lifting facial

La cara es otra de las áreas del cuerpo donde el paso del tiempo va dejando rastros muy marcados. La flacidez en esta área resulta tan complicada de disimular que la cirugía estética representa una alternativa segura y, sobre todo, eficiente.

Para estos casos el lifting facial es indicado, ya que a través de pequeñas incisiones realizadas alrededor del borde del cuero cabelludo se recoge toda la piel que está descolgada.

La ventaja de este procedimiento en comparación con otros, es la pronta recuperación del paciente, así como lo pequeño de las cicatrices que, en algunos casos, resultan casi imperceptibles.

¿Tienes alguna duda?

Solucionamos todo lo que te preocupa

Más entradas

Compartir: