NUTRICIÓN

Menopausia

A lo largo de la vida la mujer pasa por diferentes etapas en las cuales su fisiología y estado hormonal sufre cambios. Una de las etapas más importantes en este sentido es la menopausia, desde el inicio de las irregularidades hormonales que comienzan (premenopausia) hasta la finalización de la misma (postmenopausia). Durante este proceso tiene lugar un desequilibrio hormonal y un reajuste metabólico que se traducen físicamente en:

Aumento de peso
Pérdida de masa ósea
Aumento en el riesgo de dislipemias y riesgo cardiovascular

Es el momento idóneo de ponerse en manos de un profesional de la nutrición. Con nosotros podrás aprender a instaurar una alimentación saludable, equilibrada e individualizada a estas nuevas necesidades, previniendo de esta forma el sobrepeso que suele ocasionar la menopausia, una futura osteoporosis y fracturas cuidando y elevando el aporte de calcio y vitamina D, y problemas cardiovasculares derivados de un elevado colesterol en sangre, triglicéridos o tensión alta.

¿Tienes alguna duda?

Ponte en contacto con nosotros y estaremos encantado de atenderte.

Premenopausia

El término premenopausia es usado, a menudo, de manera ambigua para referirse al año o los dos primeros años que preceden a la menopausia o refiriéndose a todo el periodo fértil de la mujer hasta el momento de la menopausia, este segundo significado es el recomendado por la OMS (Organización Mundial de la Salud).

Aún así, algunos expertos establecen la premenopausia como una fase previa a la perimenopausia, donde se producen una serie de cambios de intensidad variable.

Postmenopausia


La postmenopausia marca el fin de la menopausia. Pero también requiere sus cuidados.

La postmenopausia es el periodo que empieza tras la menopausia y que alcanzaría hasta la entrada en la tercera edad. Esta etapa se caracteriza por la reducción de los clásicos síntomas de la menopausia, como los sofocos, la sudoración, las palpitaciones o la falta de concentración.

Pero aunque los principales síntomas de la menopausia lleguen a su fin en la postmenopausia, el riesgo de padecer algunas enfermedades sigue siendo elevado debido a la falta de estrógenos y al debilitamiento de los huesos. Es por eso que en la postmenopausia hay un mayor riesgo de padecer osteoporosis, enfermedades cardiovasculares y atrofia del aparato genital.