NUTRICIÓN

Nutrición Oncológica

La alimentación, clave.

Adaptar la alimentación durante el proceso de la enfermedad de cáncer es esencial y de gran importancia. Una correcta alimentación durante esta enfermedad aporta beneficios tanto en la superación o resultado final de la misma como en la calidad de vida durante su tratamiento. La desnutrición es el mayor problema nutricional que se produce con gran frecuencia como consecuencia de la enfermedad y de los síntomas que esta causa. Los efectos directos de la desnutrición son la bajada de las defensas y el deterioro del sistema inmune. Tratar este problema con una nutrición oncológica adaptada, una dieta energéticamente densa nos llevará a conseguir un estado nutricional mejor que garantice un buen funcionamiento del sistema inmune.

¿Tienes alguna duda?

Ponte en contacto con nosotros y estaremos encantado de atenderte.

Síntomas oncológicos

También es vital la adaptación de la alimentación a los síntomas propios de la enfermedad y de su tratamiento, tales como vómitos y náuseas, diarrea, dificultad y/o dolor al tragar y falta de apetito. La individualización de la dieta a la sintomatología se lleva a cabo a través del aprendizaje en modificación de la textura de los alimentos o platos, enriquecimiento de platos y/o adaptación a dieta blanda, y con el conocimiento de que alimentos o combinación de los mismo que resulta más interesante para cada síntoma.

Ejercicio físico

Como tratamiento complementario, promocionamos el ejercicio físico, siendo en la mayoría de los casos un pilar fundamental en la superación de la enfermedad y en la disminución de reaparición.