Revoluminización Facial

Implantes o rellenos inyectables

La revoluminización facial con implantes inyectables es un procedimiento de medicina estética que se utiliza para añadir volumen o llenar las áreas de la cara que han perdido volumen debido al envejecimiento o a la pérdida de peso. Este procedimiento se puede realizar en varias áreas de la cara, incluyendo las mejillas, los labios, las líneas de marioneta (las líneas que van desde las esquinas de la boca hasta la barbilla), entre otras.

Los implantes inyectables más comunes utilizados para este procedimiento son los rellenos dérmicos, siendo el ácido hialurónico uno de los más populares debido a su seguridad y eficacia. El ácido hialurónico es una sustancia que se encuentra naturalmente en la piel, por lo que es poco probable que cause una reacción adversa. Este relleno puede aportar volumen y suavizar las líneas y arrugas, proporcionando un aspecto más joven y rejuvenecido.

¿Quieres que te llamemos para pedir tu cita?

¿Qué son los implantes inyectables?

Los implantes inyectables o también llamados «rellenos faciales», son productos, actualmente, sintéticos que se pueden inyectar en tejido blando en planos subdérmico o profundo y se utilizan para mejorar o restaurar áreas de la cara como:

– Arrugas y líneas de envejecimiento en labios (código de barras) y sus comisuras.
– Surcos naso-labiales (nariz a boca), marioneta (comisura labial a mentón) y a veces glabelares (entrecejo).
– Cicatrices de acné, sobre todo después de tratamientos para suavizar sus bordes como dermoabrasion, resurfacing con CO2 o peeling medio o profundo.
– Cicatrices post-traumáticas o post-quiúrgicas en las que hay falta de tejido subdérmico.
– Volumen en casos en los que necesita compensar volúmenes que se han perdido por diferentes causas: labios, pómulos, mentón, ángulo mandibular, hemiatrófias, asimetrías.

Tipos de Implantes o Rellenos:

Según su origen pueden ser de origen animal (colágeno) o sintético (hialurónico) y según su característica química y duración en reabsorbibles (hialurónico, hidroxiapatítas) y permanentes como (acrilatos, acrilamidas, alquilamidas, biopolímeros como la silicona) de estos últimos algunos de ellos han dado verdaderos problemas que han provocado verdaderas deformidades faciales que desgraciadamente todavía nos encontramos en bastantes pacientes.

Desde aquí nos gustaría disuadir a las/os pacientes para que no utilicen productos inyectables fijos o permanentes para aumentar sus labios, pómulos, mejillas, arrugas etc. Creyendo que tendrán para siempre igual el volumen obtenido y deseado. Con el tiempo, a veces incluso en menos de 1 año, se producirán alrededor del producto granulomas, ya que el organismo rechaza y enquista el producto por que no lo puede metabolizar, provocando los famosos granulomas que la mayoría serán imposibles o muy difíciles de quitar, teniendo los estigmas deformantes en un área como la cara para toda la vida.