Terápia Articular

Tratamiento articular con células madre

Terapia articular con células mesenquimales o células madre

Las células obtenidas del tejido adiposo, son células mesenquimales o células madre, es decir, capaces de diferenciarse en células de los diferentes tejidos, entre los que se encuentran los del aparato locomotor (hueso, cartílago, tendón y músculo).

¿Tienes alguna duda?

Ponte en contacto con nosotros y estaremos encantado de atenderte.

Como las células madre son multipotenciales, tienen la capacidad de diferenciarse en las células del cartílago, tendón o músculo. El objetivo de cada terapia articular o tratamiento con células mesenquimales es inyectar las células en las articulaciones para reparar o regenerar el cartílago, o en los tendones o músculos para regenerarlos. Este tipo de células también contienen en su interior una serie de moléculas con una potente acción antiinflamatoria que puede ayudar con el dolor  e inflamación de la osteoartritis.

Pueden ser aisladas de una amplia variedad de tejidos, incluyendo la médula ósea y el tejido adiposo que son hoy los más utilizado para este propósito. En nuestro caso utilizamos el tejido adiposo (grasa). 
La ventaja de usar las células del tejido adiposo es que son una de las fuentes más ricas de células mesenquimales, entre otros tipos celulares en el cuerpo (2500 veces más células madre residen en grasas frente a la médula ósea) y son muy fáciles de obtener a través de un procedimiento de mini–liposucción.
Tras una preparación del lipoaspirado por centrifugación y digestión enzimática, se inyecta en la articulación o tejido a reparar, generalmente asociando PRP, es lo que llamamos Terapia Articular.

El dolor y la rigidez articular, la debilidad muscular, la aparición de derrames articulares y la pérdida de movilidad de la articulación afectada son los principales síntomas que mejoran en los pacientes tratados con células obtenidas de su propia grasa.

Esta terapia articular biológica, produce una mejoría progresiva de los síntomas con el tiempo, que aparece a partir de unas 3 semanas del inicio del tratamiento y que continúa hasta casi dos años después. La Terapia Articular con Células Mesenquimales se trata de un tratamiento reparador y por lo tanto precisa de un tiempo largo de evolución.

Las indicaciones actuales son las lesiones del cartílago articular (osteoartrosis, condromalacia rotuliana),  tendinosas (lesiones del manguito rotador, tendón rotuliano, epicondilitis), lesiones meniscales, lesiones del LCA, etc.

NO, solamente algunos pacientes tienen condiciones para recibir este tipo de tratamiento articular y esta evaluación se puede hacer solamente por el cirujano ortopédico, que conoce los límites y beneficios de esta técnica. Además, muchos de los enfoques que utilizan células o factores de crecimiento aún se consideran en fase de experimentación y por lo tanto su uso no puede ser extendido a todos los pacientes.