lifting facial

Los conocidos signos de la edad son especialmente notorios en el rostro y el cuello, haciendo necesario buscar alternativas efectivas y sobre todo permanentes. Para esto, el lifting facial o levantamiento facial está más que recomendado.

Hoy te vamos a contar un poco sobre de qué va este maravilloso tratamiento y por qué es el favorito de miles de personas, quienes han encontrado en él una alternativa para mejorar su imagen personal.

¿Qué es el lifting facial o levantamiento facial?

Básicamente se trata de un estiramiento que se realiza mediante una intervención quirúrgica donde el especialista se encarga de retirar el exceso de piel que se encuentra tanto en el cuello como en el rostro, al tiempo que tensa los músculos. De este modo, se elimina la flacidez, pero además también se aporta mayor brillo.

En su mayoría está recomendada para mujeres a partir de los 45 años de edad, quienes por el paso del tiempo y agentes contaminantes como el sol y la contaminación empiezan a mostrar arrugas y surcos en estas zonas.

Aunque no es exclusivo para ellas, también hay algunos hombres que han pasado por el quirófano, pero para estos casos hay algunas salvedades por el hecho de la barba.

¿En qué consiste?

Ahora bien, al ser un procedimiento quirúrgico es necesario que el paciente esté bajo los efectos la sedación. El cirujano se encargará de realizar una incisión muy pequeña en el cuero cabelludo y la extenderá hacia detrás de las orejas, de esa manera la cicatriz pasará inadvertida.

Después de esto, es momento de reposicionar las diferentes capas. En primer lugar, deben tensarse los músculos y después se encarga de retirar el tejido que sobra y finalmente es momento suturar la herida.

En su mayoría, los especialistas recomiendan mezclar el lifting facial con una blefaroplastia que consiste en la eliminación del exceso de piel en los párpados superiores, aunque todo depende de cada caso en particular.

Post quirúrgico

Del quirófano, el paciente saldrá con una venda alrededor de la cabeza, pero además suele añadirse un drenaje para evitar la acumulación de sangre. Es recomendable una noche en el hospital después de la intervención, aunque no es del todo obligatorio.

Puede que a simple vista parezca una cirugía delicada. Sin embargo, los riesgos o efectos adversos de este procedimiento son bastante mínimos, de ahí que sea de los más solicitados en las consultas estéticas.

Recuperación del levantamiento facial

Los primeros días pueden experimentarse ciertas molestias, sobre todo en el momento de dormir, aunque estos suelen durar apenas unos pocos días y se controlan con ayuda de analgésicos.

Aunque el proceso de recuperación varía de acuerdo al paciente, en la mayoría de los casos lleva dos semanas, tiempo durante el cual el rostro lucirá hinchado. Los especialistas recomiendan evitar el ejercicio, así como el contacto directo con el sol al menos durante dos meses.

Los resultados empiezan a verse después de la tercera semana. Durante este periodo el paciente ya podrá realizar su rutina laboral y social de forma habitual, siempre manteniendo ciertas previsiones.

¿Tienes alguna duda?

Solucionamos todo lo que te preocupa

Más entradas

Compartir: